simposio








El plazo de confirmación de las comunicaciones aceptadas se amplía al 8 de abril.


La inclusión educativa, tal y como reflejan importantes documentos internacionales, es uno de los temas más importantes de la agenda educativa de los próximos años. El objetivo de este Simposio es, justamente, abordar esta temática desde la perspectiva de la fraternidad y la solidaridad. Si todos somos una familia, nadie puede quedarse fuera. Qué nadie se quede fuera, que nadie se quede atrás.

En la agenda nacional e internacional la inclusión es una temática fundamental. Tanto los Objetivos de Desarrollo del Milenio, como la actual “Agenda 2030” para el Desarrollo Sostenible lo incluyen en sus prioridades. Concretamente, la Agenda 2030 señala como objetivo 4: “asegurar una educación inclusiva y de calidad y promover oportunidades de aprendizaje a lo largo de la vida para todos”, que incluye, entre otros, “la educación para el desarrollo sostenible y estilos de vida sostenible, los derechos humanos, la igualdad de genero, la promoción de una cultura de paz y no violencia, ciudadanía global y la apreciación de la diversidad cultural y la contribución de las cultural al desarrollo sostenible (4.7)”. En la Declaración de Incheon (UNESCO, 2015) también se describe la inclusión como “piedra angular” de una “agenda de educación transformadora”, afirmando que “ninguna meta educativa debería considerarse lograda a menos que se haya logrado para todos” (art. 8).

El informe de la UNESCO (en línea con los Informes Faure de 1972 y Delors de 1996), “Repensar la educación: hacia un bien común mundial” (UNESCO, 2015) también señala la inclusión como uno de los conceptos importantes de un “enfoque humanístico de la educación”. En efecto, “los valores humanistas que podrían fundamental los propósitos de la educación: el respeto por la vida y dignidad humana, la igualdad de derecho y la justicia social, la diversidad social y cultural y un sentido de la solidaridad humana y la responsabilidad compartida por nuestro futuro común (p. 38)”.

El objetivo que se pretende es (re)pensar y dialogar sobre este principio/valor desde la óptica de la solidaridad y desde el “espíritu de fraternidad” (art. 1, DUDH). Esto es, desde la conciencia de la común pertenencia a la familia humana y los deberes que de esa particular condición se derivan. En su Informe de 2010, El Experto independiente sobre solidaridad internacional (Resolución 2005/55, de 20 de abril), afirmaba que “entre las personas surgen obligaciones en virtud de los procesos sociales y económicos que las vinculan más allá de las jurisdicciones nacionales (Rizki, 2010, 58)”.

Por último, pero no por ello menos importante, es necesario recordar también que desde un perspectiva inclusiva y solidaria, la educación no puede desentenderse de estos principios en su dimensión y reflexión sobre el medio ambiente donde se desenvuelven las personas. Un enfoque inclusivo desde la perspectiva de la fraternidad debe tener también en cuenta el medio ambiente; nuestra “casa común”, tal y como nos lo recordaba recientemente el Papa Francisco en su encíclica “Laudato sí”. Además, también el Papa Francisco señalaba recientemente la necesidad y urgencia de reclamar una educación inclusiva “donde todos tienen un sitio; el mundo no puede avanzar con una educación selectiva”.

Organizan

edugiafe

Colaboran

sophiaunednewhumanityigino






Usuario/a
Notificaciones
Idioma
Contenido de la Conferencia Buscar

Información del evento
Navegar
Tamaño de letra



@2015 red-shopia. Todos los derechos reservados